Una lección por aprender

Bastan unos minutos en compañía del equipo humano de Tecni Buceo, S.L. para darse cuenta de que la indolencia con la que a veces solemos tratar a nuestros equipos de buceo, y más específicamente los reguladores (al no llevarlos a revisar a un servicio oficial autorizado con la debida regularidad o al no cuidarlos como es recomendado), puede llegar a tener unas consecuencias más desastrosas de lo que podríamos sospechar.
En las siguientes imágenes se muestran los componentes críticos de los reguladores totalmente cubiertos por una capa de cal, partes internas que deberían ser estancas manchadas de sal, filtros con partículas de óxido procedente del interior de una botella mal inspeccionada que terminan en nuestros pulmones, partes melladas por usuarios que carecen de la formación o las herramientas para realizar el servicio a sus reguladores o incluso de cámaras de sellado ambiental con suciedad en su interior.

Fotos antes:

antes1 antes2 antes3 antes4

Fotos después:

despues3 despues5 despues4 despues2

Todas estas imágenes hacen que uno se tome mucho más en serio la necesidad de cuidar de una herramienta tan vital como el regulador y que se valores mucho más un servicio técnico serio, profesional y,s obre todo, autorizado.

  • Compartir

Comment (2)

Dejar un comentario